Imagen
JUNTA PARROQUIAL DE NAYON | SERVICIOS PARA LA PARROQUIA | PLANTAS EN NAYON | La Comunidad de Nayón | Obras en la Parroquia | Proyectos | Internet en Nayón | Geografía de Nayón | Historia de Nayón | Sitios Turísticos | Datos Estadísticos
Historia de Nayón
HISTORIA

Poca información documentada existe sobre la historia de Nayón. No existe datos adicionales en los archivos de Quito. Los siguientes comentarios son extraídos de personas conocedoras y el resto sobre tradiciones orales o en los estudios de John Murra (Murra 1946) o son inferencias que se derivaron de la historia general de la región.
Se cree generalmente, que los ancestros de la población de Nayón fueron colonos del Cuzco una región del Perú en tiempos de los incas. No se ha hallado referencia directa a Nayón en Murra (1946), específicamente menciona al vecino Zámbiza (del cual se independizó)y al cercano Cotocollao así como a otras comunidades cercanas a Nayón, como fundados por colonos de habla Quechua. Una guardia imperial fue mantenida en Quito y otra colonia de importancia fue fundada en el Quinche. Se ha visto que probablemente Nayón tiene un origen similar. En cualquier caso hay amplia evidencia, citado por Murra, que el Quechua fue ampliamente hablado aún por los grupos indígenas, por el tiempo de la llegada del español. Punzaleo, el lenguaje indígena no-quechua de la mayoría del cantón Pichincha, fue el primer lenguaje de los andes ecuatorianos reemplazada por el quechua (Murra 1946).

En Nayón la creencia en un origen cerca del Cuzco, es reforzada por tradiciones, es así que la imagen de Santa Ana y la gran campana de la iglesia de la parroquia tiene su origen en el Cuzco. Relatos también hablan de visitas a Cuzco por algunos residentes de Nayón.

Aunque la población de Nayón es probablemente de origen quechua, así como las poblaciones de otras comunidades de habla quechua en la vecindad, esta lejos de seguro de la comunidad presente, probablemente fueron Incas o aún españoles, aunque algún orden de organización nativa pudo haber persistido en la región. Murra (1946) dice que una reina indígena del Cuzco fue reconocida, por lo menos en ocasiones festivas, todavía en 1631.

En las fases tempranas del periodo colonial grupos sedentarios, quienes no huyeron a las montañas, hacia el este fueron localizados en encomiendas, concesiones de tierras de carácter casi-feudal hecho por españoles, los cuales no llevaron en forma sincera propiedades permanentes. Los indígenas fueron obligados a trabajar para el encomendero (poseedor de la encomienda) o pagarle tributo. El encomendero se suponía que debía prestar atención después de la cristianización de los indígenas y la hispanización de ellos. La estrecha proximidad a Quito hace que probablemente Nayón fue parte de una encomienda pero muchas características de los días presentes no están de acuerdo con tal historia.

El establecimiento de reducciones o pueblos libres para atraer a moradores indígenas desde las colinas, llegaron en 1572. Finalmente un cuarto de supervivientes de la población indígena fue movido en tales asentamientos. Los españoles fueron prohibidos de entrar a los pueblos o interferir con la tierra arable, dentro de una liga cuadrada alrededor de ellos. El clero, sin embargo, retuvo el acceso a tales pueblos.

Las tradiciones de Nayón, indican que la administración fue realizada por un orden religioso, ubicado en el pueblo vecino de Zámbiza. En Zámbiza algunas casas, de indudable construcción colonial persisten, fueron construidos para propósitos eclesiásticos. Se dice que este sitio fue un obraje o fábrica de ropa operado por religiosos. Un pilar de piedra en uno de los patios de estas casas fue mostrado a visitantes, como evidencia de uno de dos postes, en los cuales el trabajo de la mujer indígena fue dura y a la vez se utilizaba para atarla y fustigarla. Tales obrajes fueron numerosos en Ecuador, aunque algunos pertenecieron a las comunidades indígenas y el producto fue utilizado para proveer ropa y pagar el tributo requerido (Murra, 1946).

Si Nayón estaba en un tiempo en una encomienda, debemos conjeturar que siguiendo la abolición de la encomienda, se manejo de algún modo para obtener propiedades particulares de la mayor parte de las tierras, aunque algunas haciendas fueron adquiridas por españoles. La alternativa de un pueblo libre el cual posteriormente perdió parte de sus tierras para haciendas debería ser visto, conforme con las tradiciones y las circunstancias presentes que estaban no por el hecho de que los pueblos libres no fueron establecidos hasta después de 1572. En vista de la estrecha cercanía de Quito, parece más improbable que las tierras de Nayón habrían sido pasados por alto por españoles hambrientos de tierras.

Se realizaron cambios culturales para la gente de Nayón en los periodos coloniales y republicanos, las tradiciones dicen poco. Aparentemente una cultura colonial india se desarrolló, probablemente compartió en parte con comunidades vecinas, los cuales persistieron hasta alargar mas los cambios socio-culturales que fueron iniciados, sobre un cuarto de siglo atrás. Los tipos de casa y vestidos existieron. Todos los hombres llevaron sus cabellos largos. La subsistencia de la agricultura fue la mejor ocupación, suplementado por algún comercio en la cual Nayón jugó la parte de intermediario. La mira de este comercio fue muy local comparado con lo que se hace en el tiempo presente. Los controles eclesiásticos fueron fuertes, religiosos y las crisis ceremoniales estaban lejanas.

Cerca de 1902, de acuerdo a la tradición local, un sacerdote, un adinerado privado, fuerte y predispuesto crearon la primera escuela. Entre los dos dieron fuerza, asistencia, usaron sistemas de premios y sanciones para iniciar cambios culturales. Los regalos de ropa y una comida pública anual premió a quienes accedieron a sus demandas; azotamiento público fue usado sobre quienes se resistieron mas fuertemente. Como un resultado, por 1949 la población debajo de los 35 o 40 estaban casi instruidos en español (y quechua también), aspectos más distintivos de vestidos han desaparecido, solo dos estilos viejos de casa permanecen, y pocos hombres todavía llevan cabellos largos, y algunos aspectos de los sistemas sociales y ceremoniales han sufrido gran simplificación.

La explicación de las causas del cambio dado por la gente de Nayón casi ciertamente es una sobre simplificación. Muchos otros pueblos de habla quechua cerca de Quito han sufrido algo de cambios similares aunque Nayón es posiblemente el mas “progresivo”. Nayón pudo haber sido presionado a cambiar bajo circunstancias especiales y especificas, pero el mejoramiento de las comunicaciones con el mundo exterior siguiendo la realización del ferrocarril a Quito en 1908 y los principios del crecimiento urbano indudablemente agrandó las oportunidades económicas. Parece probablemente que la importancia del mercado de jardinería en Nayón ha sufrido gran expansión en años recientes y la más amplia red de relaciones comerciales en parte depende de la gran disponibilidad de fabricación de las herramientas. Un pueblo cercano, El Inca, en una alta elevación, era un productor de flores y en 1949 fue enviado un embarque de flores por aire hacia New York. Así, se extendió las oportunidades económicas y una atmósfera general de cambio cultural en Quito el mismo que puede haber sido un factor importante en la iniciación del presente ciclo de cambio cultural en Nayón.

Más allá del estudio histórico que se debe resaltar, este boceto sugiere que la gente de Nayón tiene un fuerte sentido histórico del fondo de la comunidad. Ellos están identificados por sí mismos como un grupo distinto, aunque con un sentido de lazos especiales hacia otras comunidades de habla quechua rurales no indígenas y de la cultura de la ciudad, pero de comunidades indígenas, los cuales no compartieron la tradición del origen como colonos Incas. Ellos también están informados de su cultura, de su comunidad han sufrido cambios y tienen alguna noción acera de cómo estos cambios comenzaron y continuaron. Saben que algunos segmentos de la población han cambiado más rápidamente que otros.
PAGINA PRINCIPAL
REGRESO